Pensamientos de madrugada.

Decidí hacer una entrada diferente. Aquí no habrán fotos, ni ilustraciones, ni nada sobre lo que yo suelo escribir. Ni siquiera sé si publicaré nada, pero en un primer lugar, para eso tengo esta plataforma, para poder vomitar de vez en cuando aquello que me causa desasosiego y probablemente malestar.

Desde que me mudé de Venezuela, mi vida no ha dejado de cambiar. Es agobiante e intento seguirle el paso, pero parece que me lleva a sitios diferentes con gente nueva y yo sigo adormecida. He experimentado…muchísimos cambios a la vez. Porque aunque estoy con mi familia, siendo yo una persona tan familiar, no siempre voy a estar con ellos. No es fácil, ni por asomo, estar en un lugar que te considera una extranjera, una foránea, una persona que viene de un lugar del que no han oído hablar casi nada (hay gente que no es paciente con los extranjeros, trust me. they get annoyed if you try to talk to them) Y no es fácil hacerlo con ansiedad. Porque la verdad es que estoy completa y absolutamente aterrorizada. I might look like I’m all on cloud 9 and buzzing, pero estoy asustada de la espontaneidad del mundo adulto y de lo cambiante que es. Aunque no sé si debería sentirme bien por enfrentar esto más o menos sola. Realmente, es mi batalla, porque yo soy la que reacciona.

Eso sí, me alegra mucho estar consciente de lo que me pasa y de tomar cartas en el asunto. De estar alerta, de estar al tanto. A pesar de que me vea…más o menos en un limbo en el que tengo que empezar desde cero en todo. También está ese miedo irracional de fallar en mi cometido. En no poder hacerme nunca un hueco en la vida de nadie y de no poder cumplir lo que quiero hacer. De que mi trabajo jamás llegue a si full potential. Siento que no tengo tiempo y que necesito apresurarme, aunque quizá no sea un buen mind set para comenzar porque no  tengo el lujo de escoger entre muchas opciones. Empezando en un lugar nuevo, no puedo decir que TAL universidad es a la que quiero ir sin tener un budget, sin tener un plan y sin saber moverme. I’m still trying to figure it out, tho. Porque lo que más amo en este mundo es estudiar. Pero no sé lo que me espera cuando termine. No sé a dónde ir, como ahora mismo no sé por dónde empezar. No sé qué es lo que mi arte hará por mí si es que hará algo. Pero me asusta más no hacer nada y dar por sentado que no puedo. Es mi mala tolerancia a la frustración en lo que necesito trabajar primero.

Mi carrera y toda mi vida académica están congeladas en este momento y eso es algo que me duele. Porque cuando estudiaba me sentía…not so useless. Siempre fui muy competitiva en cuando al estudio.  El territorio intelectual, de las pocas cualidades que me veo capaz de rescatar de mi persona. Me encanta codearme con gente que siempre tiene algo nuevo para aportarme. Son las personas que más atesoro, pero…también tengo miedo de que estas personas vayan poco a poco desapareciendo de mi vida.  Y podría pasarme el día hablando de eso, pero ya sería demasiado personal. Una de las razones por las que no comento mucho sobre mi personal life aquí es porque me siento expuesta, y  soy demasiado mía como para compartir escenarios así.  No soy de soltar esas cosas tan a la ligera. Esa es una de las cosas que también tuve que aprender por la fuerza y que se adjuntaron a mi naturaleza.

En fin. I don’t know how to people. I don’t know how to human. Y estoy cansándome de intentar entender.

Así que, sola o acompañada, seguiré haciendo lo que puedo, un poco todos los días, paso a paso. Asustada, ansiosa, y todo lo demás. Pero estaré haciendo algo y creo que mucha gente se encuentra en mi misma situación. Ahora, gracias a algunas personas que me hicieron entender, prefiero tomar los días como vengan, intentando no pensar tanto, sin buscarle las 3 patas al gato ni intentar descubrir motivos ocultos en las palabras de otra persona. Dejaré de trazar tantos planes. Prefiero intentar confiar un poquito más en mi intuición y no  reparar ni prestarle poder a terceros para que me hagan cuestionar lo que valgo o lo que puedo dar, dejar de complacer cuando no recibo ni la mitad. Porque créanme, que he conocido a personas que parece que te ponen trabas porque no les gusta tu forma de ser.

Hay días en los que me despierto radiante y otros en los que me sumo en una apatía de la que no me saca nadie. Las circunstancias, con todo, me pesan. Pero hay que echárselo todo al hombro y descargar alguna que otra vez.

He evolucionado mucho. Tal vez no en las mejores condiciones ni en el ambiente que a mí me hubiese gustado, pero no es como si tuviera licencia para decidir de qué manera puedo crecer. Siento que mi mente es menos débil que hace unos años atrás, y ya era hora, porque aunque tengo mis recaídas, es una fuerza mental que se mantiene conmigo. He viajado por mi cuerpo, me he entendido en lugar de entender a los demás y a todo el realm que está fuera de mi alcance. No fue todo tan terrible, ahora que hago introspección.

Todavía hay cosas que no tengo claras. Pero en fin, one day at a time.

“Be patient and be tough. One day the pain will be useful to you.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s