Things really get better.

Últimamente siento que no estoy muy conectada con mis lectores. Pocas veces publico algo sobre mi vida personal, pero esto es por algo muy obvio y siempre he sido muy directa y tajante con ello: porque simplemente, no me gusta. Muchos no me conocen fuera de las ilustraciones que hago. No pretendo contarles mucho, pero cuando hablo sobre mi vida íntima lo hago sin dar nombres, ni dejo entrever nada que tenga que ver sobre mis padres, mis hermanas, mi familia en general, a quien trato y dejo de tratar. La razón es porque soy muy mía, soy muy íntima y las personas que saben sobre el kilo de marrones que he tenido que tragarme y la gente que he tenido que tratar, las puedo contar con las manos y me sobrarían dedos. Por ello, vengo a contarles algo, no me tomará mucho tiempo, lo prometo. Fue algo que me terminó de dar el empujón que necesitaba para llegar a donde estoy, artística y emocionalmente hablando.

El 2013 fue un año muy muy muy difícil para mí. Me perdí completamente y mi cabeza era un caos. Quería pasar la página y saltarme pasos de los que tenía que aprender algo, pero no estaba aprendiendo nada y no hacía más que sentir que retrocedía en todo. Por ese entonces yo era una persona totalmente descolocada. No confiaba ni en mi sombra e hice mucho daño y yo ya por eso me he disculpado con las personas que lo merecieron. Pero nadie me pidió perdón a mí, y está bien. Porque dejé de esperarlas hace mucho. En resumen, no era capaz de seguir el hilo de los acontecimientos, y mucho menos de asumirlos. No voy a hablar de lo que me pasó porque, aunque he cerrado ciclos, con la sola mención de algo basta para volver a abrirme la herida.

El punto es que, dejé de dibujar, dejé de salir, no trataba a nadie porque creía ninguna persona era lo suficientemente decente para conservar. Con ello empezaron los episodios de estrés y ansiedad y las pesadillas. Lo que no dejaba de hacer era llorar, por supuesto. El asunto se me fue de las manos y las cosas se me empezaban a juntar, soporté 2 pérdidas y durante mucho tiempo estuve desorientada. Cualquier persona que se me acercaba la consideraba molesta. Metía los pies en el fango unaaa y otra vez y, vaya drama. Me apartaron y tuve que descubrir el porqué, yo sola. Entonces se despertaron 2 cositas que había en mí que nunca había experimentado: los monstruos de los complejos y la inseguridad. Con ello empecé a criticar (no solo mi arte) sino básicamente todo de mí misma. Y de pronto todo eso me lo estaba haciendo YO. En esos meses, no recuerdo absolutamente NADA  relacionado con Disney (lo que ahora es mi norte). Simplemente, no estaba en el mapa.

Y lidiaba, específicamente, con el tipo de gente que se metían a mi vida sin invitación previa. Desempacaban, hacían el desastre de turno y se retiraban sin cerrar la puerta. Lidiaba con esa gente que no me aportaba nada. Que si bien, en algún momento lo hicieron, ahora habían sentimientos que por parte mía y de ellos, ya no estaban.

Sin darme cuenta y con MUCHAS recaídas, empecé a sentirme mejor, cada vez más y más. Así, sin forzar las cosas, abriendo el grifo de vez en cuando y dejando salir lo que tuviera que salir. No me avergonzaba cuánto tiempo había pasado, simplemente aceptaba mis sentimientos. Si dijera que no queda ni un ápice de esa persona que fui, ni una fibra, entonces estaría mintiendo, por al sol de hoy, hay cosas que todavía me cuesta un poquito cerrar.No estoy rehecha completamente pero cuento con algo con lo que no contaba hace dos años. Y es la visión que tengo ahora de las cosas. Ya no me permito ese tipo de pensamientos demasiado tiempo, porque sería como una traición a mí misma y a todo lo que he logrado. No puedo, por más mal que me sienta a veces, infravalorarme en una sala llena de mis creaciones. No puedo pasar por alto tampoco la gente que confía en mí y que me presta su apoyo siempre. Por eso, después del fiasco del 2013, conocí a las mejores personas. A veces cuesta, y cansa. Sobre todo cuando una persona a la que considerabas valiosísima ha dejado de tenerte alta estima. Una vez recompuesta, comprendí que valgo por mí y no por lo que los demás crean que valgo. He ido extirpando de mi vida a gente que lo merece, que me empequeñece y que me pide realizarme como persona. Simplemente porque, ya no puedo seguir teniéndolas cerca. Y una vez que saco a alguien de mi vida, ni por asomo quiero volver a saber de ella.

Por eso, quise ilustrar algo relacionado con ello. Algo que me hiciera recordar (de buena manera) cómo me sentía. Cuando el arte está de por medio, se me hace muy difícil encontrar algo amargo. Para esos días tan desorientados que tuve, creo que encarcelarlos de esta forma es mucho mejor para mí. En lugar de resentirme. Vi una recreación (un sketch) en Tumblr…creo que era Harry Potter. Y como no encontraba ninguna pose convincente dije ¿por qué no? sad

Y eso. Ahora tengo otras prioridades en mente y las cosas mejoraron tanto todo me parece surrealista. Volví a pintar y ahora no pasa un día sin que lo haga. Y me prometí nunca más dejarlo, porque hacerlo sería desorientarme de nuevo. Aunque quisiese, no podría porque está en mí, vive en mí y no se puede ir tan fácil. Ahora hace falta un poco más que el 2013 para minarme mi estado anímico. Solo tengo que recordar eso. Acepta que las cosas no duran, que nunca terminas de conocer a una persona del todo, que mejores cosas te esperan y que las peores vas a dejarlas atrás cuando menos lo esperas, e infinidades de cosas más de las que puedo pasar la noche entera escribiendo.

Ese año estuvo lleno de aclaraciones, realizaciones, retos, entusiasmo por el futuro y lo guardaré bien en mi memoria. Así varias de esas cosas me sigan molestando detrás de la cabecita. Sinceramente, después de todo, ahora puedo decir que gané más de lo que ese año me quitó. Y tanto que sí.

Anuncios

5 comentarios en “Things really get better.

  1. teveoenparis dijo:

    Hace un par de años atravesé por una situación muy similar a la tuya, y la verdad es que me sentí especialmente identificada con este post, agradezco tu sinceridad y valentía al hablar de una situación que en algún momento te hizo sentir desorientada, solo quiero que sepas que admiro muchísimo tu trabajo y que agradezco que hayas abierto este espacio donde puedes compartirlo con personas como yo! Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s